Sensilis piel sensible

Cada vez son más las personas que perciben su piel como especialmente sensible, o que observan que ésta reacciona más de lo habitual a determinados factores. Los últimos datos reflejan que un 50% de la población declara tener la piel sensible o muy sensible*, y que las búsquedas en Google sobre «piel sensible» se han duplicado desde el 2010. Es por tanto una realidad que cada vez son más las personas con este tipo de piel y que todas ellas necesitan de unos cuidados específicos.

En muchas ocasiones la piel sensible es difícil de diagnosticar, ya que a menudo los síntomas que presentan las personas son subjetivos. Sí que es cierto que en todos casos se manifiesta una hipersensibilidad en la piel, y que aunque haya diversos grados de sensibilidad, desde la reacción alérgica a la hipersensibilidad puntual, siempre se experimentan una serie de síntomas comunes:

  • Tirantez
  • Picor
  • Escozor
  • Enrojecimiento
  • Descamación

Hay una serie de factores externos e internos que pueden alterar la piel, activando su sensibilidad y haciéndola reaccionar de forma excesiva. En muchas ocasiones, la piel sensible se da en pieles muy secas o tiende a aparecer cuando la función barrera de la piel está deteriorada, lo que facilita la deshidratación y la permeabilidad a agentes irritantes.
Las causas más comunes de sensibilidad son:

  • La polución y cambios climáticos: frío, calor, viento, sol.
  • La alimentación, bebidas alcohólicas o el tabaco.
  • El estrés y los cambios hormonales
  • Ciertos ingredientes o tratamientos cosméticos
  • Exceso de higiene o limpiadores agresivos

¿Cómo cuidar una piel sensible?

Con productos específicos pensados y formulados para piel sensible que ayudarán a rehidratarla y reconfortarla a la vez que se refuerza la barrera de protección natural de la piel. Estos productos han sido formulados por Sensilis piel sensible.

Cerrar menú
×
×

Carrito